29 de abril de 2008

Recuerdos de mi infancia

Lo he fotografiado antes que desaparezca.
Está muy viejecito, más que yo,
que lo veo al pasar por la calle Tetuán de Sevilla,
desde que era una niña.
Entonces ese precioso mural de azulejos,
resplandecía cuando le daba el sol.
Ahora sin brillo y desconchado,
es un milagro que sobreviva.


3 comentarios:

margaymar@gmail.com dijo...

No creo que desaparezca maravilla semejante, es parte de la historía de Sevilla, estos restos que quedan perdurarán, mientras vivan historiadores, que lo impidan como hasta ahora.

Fina dijo...

Muy bonito ese azulejo, pero a mi los recuerdos me quedan muy lejanos

Fina dijo...

Si que es dificil comentar ahora. Lo voy consiguiendo, pero con muchas dificultad.