23 de mayo de 2008

Al- Mu’tamid

Poesía II

Agmát


Desde su cárcel africana en el pueblo de Agmát, cerca de la capital almorávide de Meknes,
Al -Mutamid escribió sus mejores poemas, siendo algunos de ellos, únicos en la literatura árabe.
***
Todos los desterrados lograron estar con sus familias. El reencuentro sanó sus atormentadas entrañas.
Pero yo, rehén de una cadena negra que impide mi salvación con tormentos, yo no.

***

Troqué la grandeza bajo sombras de estandartes por la bajeza del hierro y pesados grilletes.
Antes, mis hierros fueron lanzas afiladas y esbeltas espadas acicaladas.
Ahora, se han fundido en cadenas negras, royendo mis piernas como leones.
Dijo:”Aquí estamos humillados. Señor mío, ¿Dónde está nuestra gloria de antaño?”
Le respondí: “Nuestro Dios nos trajo aquí.”

***

Resígnate a tu suerte en este mundo, cualquiera que fuere. Consuela tu alma si dejastes tu patria.
Dios compensa todo lo perdido en el pasado; que tu corazón conozca el consuelo y la fe.
Siempre que tengas un recuerdo delicioso, ¿se derraman lágrimas en torrente sobre tus mejillas?
¿Cuándo has oído de un rey como tu a quien las oscuras penas del Destino le hayan arrebatado su reino?
Aguanta la adversidad y aguarda para después la libertad; tu botín será el perdón de Dios
.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Impresionante el poema...te imaginas ser el rey de Sevilla, tener a tus pies riquezas, palacios, guerreros, mujeres....y despues terminar como un mendigo en una tierra extraña...???

Pedro

_angela_ dijo...

!Que final mas triste el suyo!
Me gustaria ir a Agmát y depositar una rosa sobre su tumba.