4 de octubre de 2010

Alcázar de los Reyes Cristianos

En el año 1327 Alfonso XI, El Justiciero, ordenó levantar en Córdoba una fortaleza militar que también sirviera de residencia real. De esta orden surgió este palacio edificado sobre los cimientos de un antiguo castillo árabe. En ella se gestó tanto la conquista del reino nazari de Granada como el descubrimiento de América.
El recinto está protegido por tres torres llamadas Del Homenaje, DEl León y De la Inquisición. Desde la galeria de entrada del Alcázar se llega al llamado Salón de los Mosaicos, donde se exponen valiosos mosaicos romanos del siglo II encontrados en la Plaza de la Corredera, quizás por ello su buena conservación. Bajo el Salón de los Mosaicos se haya los Baños Reales.
Uno de los bellos y perfectamente conservados mosaicos que adornan el salón.

Parece una alfombra incrustada en la pared, perfecta.

Asombra su conservación y belleza.

Arcón romano en la galeria de acceso al Salón de los Mosaicos.

Panoramica desde la Torre del Homenaje de la Mezquita-Catedral.

Vista de la torre desde la muralla del Alcazar.

Vista de los jardines desde la Torre.

Una bonita vista para el recuerdo.
Los jardines del Alcázar son de inspiración árabe que constituye uno de sus grandes atractivos, con abundantes palmeras, cipreses, naranjos y limoneros que se alternan con fuentes y estanques. Este conjunto se sitúa en el Campo Santo de los Martires, frente al Alcázar de los Reyes Cristianos.

Bajada a los jardines.

Nos encontraremos esta bonita fuente bajando la escalera a los jardines.

Estanque con sombra, fotografiando a los peces.


Bonitos estanques en la avenida principal bordeados de rosales.

Atravesaremos estos hermosos jardines hasta llegar al Monumento de Colón.

Presentación de Colón ante los Reyes Cristianos


3 comentarios:

Fina dijo...

No dejo de asombrarme de todo lo que viste y fotografiar en Cordoba.
Cansada, pero te lo pasaste de escándalo.

Mª de los Angeles dijo...

La verdad es que mis viajes son culturales y disfruto mucho con ellos.

Noha Mart dijo...

Anda que lo pasarías mal eh! me encanta la entrada. Las imágenes chulísimas!!! Recuerdo la última vez que estuve en Córdoba, vaya diita pasé, tiene historia jaja en fin... como ves no me olvido de ti. Un beso muy grande. Tu nieta Ainoha ;)