13 de agosto de 2008

Visita al Cementerio Español de Larache


Jean Genet


Conocía vagamente la existencia de Jean Genet a través de artículos sobre su vida en distintas ciudades de Marruecos.Y como al conocer Larache quedo cautivado por esta ciudad tranquila, y quiso quedarse a vivir en ella.Genet amaba esta ciudad precisamente por su aspecto de abandono, su aire nostálgico de su época española; una ciudad fuera de los circuitos turísticos de Marruecos, sin interés actual para los turistas ni para las autoridades de Rabat. Una ciudad preciosa situada en un mundo aparte, anclada en su pasado y donde todo ha quedado igual, más deteriorado, pero donde todo existe aún... En esta ciudad decidió Genet descansar eternamente...Quise aprovechar mi visita a Larache, ciudad entrañable y querida por mi, en la cual había pasado mi infancia en la época del Protectorado, para acercarme al Cementerio Español donde está enterrado, visitar su tumba y la del resto de españoles que, en este sitio privilegiado, sobre un acantilado que como la proa de un barco, se adentra en el océano Atlántico.
Genet ha sido el ultimo cristiano enterrado en ese cementerio, él, que no creía en Dios ni en nada. En sus últimos años sentía interés por el futuro del pueblo palestino a raíz de los acontecimientos... Reservaba sus ásperas criticas para Occidente en general y su país natal, Francia, en particular, acusándola de maltratar a los pobres, los desfavorecidos y marginales. Como él, que había sido humillado por carecer de familia y haber sido acogido de niño por la beneficencia.Fue un gran novelista, dramaturgo y poeta, que odiaba hablar de literatura y mantenía su obra en una especie de olvido voluntario. Poco le importaba si lo leían o lo querían. Su estilo literario era demoledor y de provocación moral. Había publicado tres obras teatrales, varios libros de poemas, infinidad de artículos y cinco novelas, que fueron prohibidas en algunos países. Años mas tarde fue publicada su obra póstuma; "Un cautivo enamorado". Pocos han dicho aún, que es uno de los libros más hondos, revulsivos y apasionantes escrito en francés en las últimas décadas.
Yace en una modesta tumba muy blanca, de piedras encaladas y cubierta de hierba. Es la única que no esta coronada por una cruz de hierro. La estela de mármol muestra el nombre de Jean Genet grabado como su firma acompañada de unas fechas: 1910 - 13/14 de Abril de 1986. La cabeza de Genet mira al este, en dirección a La Meca. Al frente la inmensidad del océano Atlántico y a su derecha el acantilado, el cementerio musulmán y la Mezquita. Al fondo, la maravillosa vista de Larache, con el castillo de San Antonio, la desembocadura del río Lucus y la playa natural más bella que imaginarse puedan, hasta perderse en la bruma del horizonte.
!Que sitio más maravilloso para poder descansar toda una eternidad!

1 comentario:

NACHO dijo...

A PESAR DE LO QUE SE SUELE DECIR,NO HAY CONSTANCIA ALGUNA DE QUE GENET QUISIERA SER ENTERRADO EN LARACHE.
NO CREO QUE LE IMPORTARA EN ABSOLUTO LO QUE PASARA CON SUS RESTOS UNA VEZ MUERTO.
AHORA, EL SITIO NO ESTÁ NADA NADA MAL...!!